Categories Menu

Uno de los milagros de Lourdes: el tumor desapareció y su articulación fue reconstruida

El caso de Vittorio Micheli comienza el 4 de junio de, 1962, cuando se le diagnosticó un sarcoma de cadera (osteosarcoma de la pelvis), que es un tumor óseo primario. Totalmente incurable. La evolución es rápida y pronto se convierte en la destrucción total de la articulación de la cadera, con el desmoronamiento de huesos, tendones y músculos.

Mario Botta, Médico cirujano en Milán, había certificado: “La pierna Sr. Micheli se une al cuerpo sólo a través de la piel”, como lo mostraban las radiografías y otros exámenes radiológicos y el examen histológico llevadas a cabo por tres escuelas de patología anatómica. Los médicos no han administrado fármacos contra el cáncer e incluso no se ha sometido a radioterapia, ya que los especialistas habían pensado que sería bastante inútil. Solo necesitaban aguardar el final

1

Así, en 1963, persuadido por su madre, el entonces joven Micheli fue a Lourdes, y participó en la procesión. Se bañó en la piscina y no pareció ocurrir nada en especial, pero regresando a su casa se sintió mejor, el dolor desaparecía lentamente y comenzó a “sentir” la pierna más fuerte.

Los médicos suspendieron la morfina y quitaron el yeso. Se llevaron a cabo los exámenes de inmediato, pero, quizás a causa de escepticismo legítimo, se interpretaron y se consideraron idénticas al anterior resultado.

Sólo después de seis meses los médicos se dan cuenta de que el estado general de sus huesos es excelente, que los dolores han cesado.

Por exámenes posteriores -como la radiografía de 2 de abril 1969- está claro que los huesos, músculos y tendones están inexplicablemente formados nuevamente, por lo que el hombre tuvo a bien caminar de nuevo y llevar una vida normal.

Él no ha tenido ninguna recaída aún 50 años después. El Comité Médico Internacional de Lourdes en 1973 llamó como “inexplicable”  la curación de Vittorio Micheli. En 1976 la Iglesia ha fallado a favor del milagro.
2

Nadie ha sido capaz de demostrar bien la posibilidad de una reconstrucción de huesos, músculos y tendones, como resultado de un tumor en tan poco tiempo y sin tratamiento especial y, sobre todo, la increíble coincidencia que esta auto-sanación se dispara justo después del viaje a Lourdes.

De acuerdo con la Comisión Internacional de Medicina, en este caso el milagro consistiría en una “curación en un tiempo de varios meses”, pero el milagro ocurrió de manera instantánea.

Las radiografías realizadas seis meses más tarde al hombre indican, de hecho, que el proceso de reconstrucción se hizo casi de manera automática desde hacía tiempo atrás, coincidiendo con el bienestar percibido por Vittorio Micheli una vez que acababa de regresar de Lourdes.

Por último, hay que recordar que el expediente médico-científico de Vittorio Micheli, así como todos los que han recibido un milagro (para la iglesia) y una curación científicamente inexplicable (la ciencia), se puede consultar libremente (¡no hay nada secreto!), por supuesto, con la autorización previa de las partes responsables. Así como cualquier médico, después de haber demostrado tal, puede entrar en la oficina médica de Lourdes y visitar a los pacientes que afirman haber sido sanados por ésta agua.

Fuente Informativa