Categories Menu

Teorías del origen del universo para que puedas decidir cual es la verdadera

Muchas teorías buscan a entender el origen del universo en un eterno debate sobre quién tiene razón y quién está equivocado. Básicamente, toda cultura busca establecer su propio origen, ya que la religión siempre parte del principio de todo para contar su historia. Es por eso que muchos libros religiosos comienzan con la frase “En el principio de todo”, “En el principio”, o algo así. Sumando mitos y leyendas que intentan explicar el origen del universo desde que el hombre adquirió consciencia de ello e intentó dar una razón a la presencia del cosmos (Lectura recomendada)

Pero, por supuesto, todavía hay que considerar el lado científico, que utiliza experimentos e investigaciones para llegar a una conclusión más exacta de cómo realmente todo habría comenzado. El tema levanta mucha discusión y puede ser considerado hasta polémico pero acá te dejamos tres teorías para que decidas en cual realmente crees.

El Big Bang

Bueno más o menos la teoría del Big Bang es fácil de explicar. El telescopio Hubble es capaz de capturar la luz de las estrellas y así descubrir cómo eran hace mil millones de años atrás. Esto es porque, al analizar la luz de una estrella, es posible saber la velocidad con que se están alejando o acercándose a nosotros, así como su composición química, edad, temperatura, masa y otros aspectos.

Bueno, pero ¿esto tiene que ver con el Big-Bang?

¡Todo! Es por medio de estos estudios que los científicos llegaron a la conclusión de que las galaxias se están alejando unas de otras, incluso la nuestra. Al estarse expandiendo, significa que en algún momento estuvieron más cerca; mucho más cerca. Por lo tanto, es posible suponer que, en un momento determinado, las galaxias y toda la materia en el universo se han reunido en un solo punto. Infinitamente largo, extremadamente caliente, el punto explotó , dando lugar a todo lo que conocemos hoy en día.

Antes del Big Bang, los científicos no son capaces de decir cómo era lo que daría lugar al universo. No había espacio ni tiempo, de modo que es prácticamente imposible inferir cualquier cosa.

Creacionismo

A diferencia de lo que se dice normalmente, el creacionismo no se limita sólo a la cristiana o judía. Toda creencia religiosa en que el universo se originó gracias a una entidad superior es considerado un mito creacionista. Esto porque, como ya se ha dicho, toda creencia se basa en un principio. Para la mitología griega, por ejemplo, todo se originó en el caos, lo que dio lugar a otras deidades que, a su vez, crearon los Titanes . Los dioses que componen gran parte de la mitología de aquel país serían los hijos y descendientes de tales entidades, que son los pilares de todo lo demás que existe, cada uno con su función en el universo.

Este mito creacionista en los primeros capítulos del libro de Génesis, de la Biblia, es la idea de que Dios creó las cosas del universo y la vida sobrenatural de la nada. La creación fue a través de la intervención divina de Dios al crear a Adán y Eva. Todo habría sido hecho en siete días. En cuanto al resto del Universo, poco se dice.

¿Y si todo es un huevo?

Si ni la explicación científica o las creencias de tu religión son capaces de convencerte sobre el origen del universo, es posible que necesites algunas explicaciones más extrañas. Las opciones no faltan; hay teorías que relacionan la creación del universo a realidades paralelas, e incluso a simulaciones de criaturas aún más inteligentes, que estarían en el control de todo, de principio a fin.

En medio de tantas, hay una teoría en especial que puede llamar tu atención. ¿Y si el universo entero es un huevo ? Bueno, calma. No es un huevo ordinario, del que usamos en la cocina, pero el huevo de un Dios. Eso mismo, de acuerdo con este mito, que se originó de una antigua religión gnóstica de la Grecia Antigua, todo el Universo (y todo lo que sucede en él) sería, en realidad, el desarrollo de un nuevo Dios.

Por lo tanto, yo, tú, y todos los demás que existen en la Tierra sería de hecho un ser único, que se beneficia de todas estas vidas al mismo tiempo. En la práctica, esto significa que cuando una persona mata a otra, ella está matando a sí mismo. Cada acto de bondad se hace en su propio beneficio, y toda la alegría y la tristeza existentes en el mundo pertenecen a una sola persona. Cada nueva vida sería una experiencia de aprendizaje, y al estar vivo cada vida humana a través del tiempo, estaría  listo para ser renacer como un dios.