Categories Menu

¿Podemos entender mejor a Dios con herramientas como WhatsApp?

Sabemos que WhatsApp siempre ha sido noticia, desde su aparición, su uso, el tipo de contenido que ofrece, las actualizaciones y las alianzas con empresas grandes como Facebook;  WhatsApp siempre es tu tema de tendencia e incluso actualmente podemos hablar de que es una herramienta que puede generar una adicción para quien lo usa.

En fin, hemos de decir que WhatsApp tiene toda la atención mundial desde el momento que activa nuevas funciones y vuelve al mundo de cabeza con problemas de inseguridades, enojos y una expectativa de respuesta que incluso puede tener serias consecuencia con las parejas de enamorados.

tumblr_ngzhmkmtOa1sdc89ro1_500

WhatsApp beneficios y desventajas

Estamos llegando al punto en que WhatsApp puede generar la misma adicción como lo hace una droga. Una droga que significa estar pendiente de ella si suena o no, una droga que te puede provocar sensaciones positivas como negativas; que puede eliminar de tu vida el hacer un contacto visual y que puede trasladar a tener sentimientos de destrucción o de máxima excitación.

W DE DIOS

Hablando de manera general, las redes sociales y servicios de mensajes instantáneos como WhatsApp nos ayudan a tener una interrelación humana y que ésto pase no es malo, porque de hecho, este tipo de instrumentos digitales podrían también reforzar sin problema un lazo de amor, y de unión entre personas que se aman. Y es que son más de 500 millones de personas unidas por ésta aplicación, en consecuencia no nos aventuramos a afirmar que este tipo de comunicación nos afecta y nos condiciona para bien o para mal la capacidad que tenemos para relacionarnos con Dios.

Relación con Dios y el uso de WhatsApp

Este tipo de relación podemos ejemplificarla con una sola cosa, la oración. En términos simples, la oración no es otra cosa más que un diálogo que tenemos de manera privada y personal con Dios.

Es durante el diálogo de la oración cuando hacemos una petición para ser auxiliados y si, al igual que con WhatsApp esperamos una respuesta cuasi inmediata.

whatsapp-viñeta

Estamos en una era  en dónde predomina la impaciencia: se esperan respuestas y soluciones prácticamente inmediatas, creemos que Dios nos deja con dos palomitas azules en visto y que nunca responderá, sin embargo la fe, las cosas no  funcionan así. Nuestra unión con Dios es de paciencia, de fe  y esperanza. El uso de WhatsApp debería de llevarse a cabo como cuando elevamos una oración: espera… quizá la otra persona se está tomando un respiro… no todo es malo cuando estás esperando y eso debería de haber dejado en ti, la palabra de Dios.

Debes recordar que definitivamente el hombre no está hecho para tener siempre contestaciones inmediatas, que cada cosa tiene su tiempo y su momento. Siempre debes esperar y dar una respuesta reflexionada y pensada, para ello siempre debes hacer una pausa y apelar al silencio, es importante saber que las mejores respuestas son las que se meditan y las que se reflexionan tal y como lo hace Dios con las respuestas que nos brinda.

Fuentehttp://imagenesparaperfildewasap.com/