Categories Menu

Historia y significado de los siete pecados capitales

Cuando se habla de los siete pecados capitales nos referidos a un conjunto de impulsos negativos que tienen diferente naturaleza y que son parte de las tentaciones.

Los 7 pecados capitales, de hecho, representan las debilidades que tienen los hombres en su aspecto conductual, moral y espiritual.

Los 7 pecados capitales en la historia de la filosofía y la religión

El primer registro escrito de los pecados capitales dentro de la filosofía, se la debemos a Aristóteles quien, en uno de sus escritos, los describió como “la ropa del mal”. Esto es debido a que los pecados, toman  ciertas acciones y adoptan comportamientos específicos en ciertos contextos de la existencia humana.

Recurrir a estas actitudes haciéndolas un hábito, pueden convertirse en una especie de vestimenta negativa a diferencia de los hábitos virtuosos.

En el caso de los pecados capitales, la constante repetición de ciertos comportamientos se traduce en elevación del espíritu humano, o en lo contrario, en su hundimiento, si se encuentra lleno de vicios negativos.

La primera clasificación real de los pecados capitales fue preparado por dos monjes que, de diferentes maneras, establecieron las definiciones de estos actos.

pecados_capitales

De acuerdo con la clasificación de Evagrio del Ponto los pecados capitales eran originalmente 8:

gula
lujuria
avaricia
ira
tristeza
acedia
vanagloria
soberbia

La tristeza y la vanagloria, más tarde se transformaron respectivamente, a la pereza y el orgullo.

Los pecados capitales y sus significados

La reflexión cristiana sobre los siete pecados capitales, se basa en aquello que nos acerca o nos aleja más de Dios según nuestras acciones. Cuando caemos o no dentro de el pecado capital.

Los siete pecados capitales son mucho más de lo que puedas imaginar para el alma humana y su relación que tienen con el creador. Desde el punto de vista cristiano, entonces, tu puedes encontrar el significado de cada pecado. De la siguiente manera:

El orgullo es el pecado de los que viven en la creencia de ser superiores al otro ya sea de manera, material o espiritualmente, llegando incluso a despreciar a los demás.

La avaricia es un pecado destinados a quienes se apegan a las cosas materiales y no pueden dar sus pertenencias. Estas personas jamás habrán de tener un sacrificio por los demás.

image007

La lujuria es el pecado de los que no pueden nunca apaciguar su apetito sexual.

La envidia es el pecado cometido por aquellos que son incapaces de sentir felicidad por los demás y que, por el contrario, perciben el bienestar de los demás de una mala manera. Desearían estar en su lugar o que no les sucediera.

La gula es el pecado cometido por aquellos que nunca puede ser saciados, sobre todo en la mesa.

La ira es el pecado cometido por aquellos que no son capaces de perdonar una acción negativa sufrida y que solo están buscando la oportunidad de tomar venganza.

Por último, el perezoso es de alguien que no es capaz de realizar ningún tipo de acción en favor suyo ni de los demás, constantemente rehuye de cualquier actividad.