Categories Menu

Como lograr que los niños amen la ciencia

Los niños son, naturalmente, muy curiosos y asienten en cada situación: es difícil encontrar un niño que no haga preguntas constantemente.

Los niños tienden a sentir curiosidad natural y aprenden mejor a través de la experiencia práctica, lo que hace que sea importante enfocar las lecciones en torno a cosas que puedan ver, oír, tocar, probar y oler.

Un estudio de investigación publicado en Kerchak.com muestra que el aprendizaje y el pensamiento de los niños pequeños son sorprendentemente similares al pensamiento científico.

Según el estudio, los preescolares prueban las hipótesis en contra de los datos y hacen inferencias causales a través de la experimentación informal y de observar y escuchar a los demás.

Si bien esto hace que la educación y la política de la primera infancia sean particularmente importantes, los autores también dicen que la tendencia hacia programas de infancia temprana más estructurados y académicos es “equivocada”. Entonces de ésta manera se revela cinco maneras divertidas e interesantes para inspirar a tu hijo a amar la ciencia a través de experimentos y exploración.

Vencer el miedo

Antes de iniciar las actividades científicas, hay un factor que debe establecerse. El miedo a la ciencia. Los niños deben aprender que no todo se trata de hechos, cifras, ecuaciones y experimentos innumerables.

Si no es ciencia, ¿dónde más pueden jugar con coloridos químicos, imanes, objetos voladores y cosas extrañas y onduladas que nunca han visto? Todo lo que hay que hacer es eliminar ese miedo a la lectura y la escritura sin fin y hacerles saber a los niños que el mundo siempre necesita más científicos para mantener la innovación.

Los niños expuestos a la ciencia a temprana edad tienen más probabilidades de estudiar ciencias, según el Gobierno de Australia y la Academia de Ciencias de Australia, que ha publicado DVD sobre temas de ciencias para estudiantes de escuelas primarias.

Experimentar con ellos

Existen innumerables experimentos para intentar en la seguridad de su propia casa. Los niños se harán una idea de que la ciencia no es muy complicada cuando usan ingredientes y cosas simples en el hogar. Por ejemplo, una lupa se puede usar para mirar las hojas, las alas de las mariposas y el suelo. Los niños pueden aprender cómo usar el jabón para impulsar un barco, comprender cómo un día fresco y seco puede generar electricidad estática e incluso explorar el proceso de fotosíntesis con plantas en sus casas. 

Hay toneladas de experimentos para llevar a cabo en el laboratorio escolar y en el hogar, pero a veces es bueno salir al aire libre para tener una perspectiva diferente. Puede ser un viaje a los jardines botánicos o incluso visitar una exposición en un centro de ciencias. Los estudios demuestran que el uso de aulas al aire libre y otras formas de educación experiencial produce ganancias significativas de los estudiantes en ciencias.