Categories Menu

Una conmovedora historia de lealtad y amor

Lo que voy a decirte, es una historia real y cuenta la relación conmovedora de afecto y lealtad entre un perro y su amo. Una historia que comparten con nosotros nuestros amigos de ePerros Sitio Oficial para todos ustedes:

Todo comenzó en enero de 1924, cuando Hidesamuroh Ueno, un profesor de la Universidad de Tokio, adoptó un cachorro de Akita blanco, que él nombró Hachiko.
El profesor Ueno, vivió en Shibuya y cada mañana, de camino a la estación local de la Universidad de Tokio, donde daba clases iba acompañado de su fiel perro.
Hachiko, se había acostumbrado tanto a los horarios de su amo, que iba todos los días a la estación a las 3 de la tarde, hora en que sabía que venía el tren que traía de vuelta a casa al profesor Ueno.
El 21 de mayo 1925, un acontecimiento inesperado sucedió: un ataque al corazón terminó con la vida de Ueno mientras él estaba en la Universidad de Tokio.

maxresdefault

La fidelidad de un amigo

Hachiko, como de costumbre, se dirigió a la estación con la alegría de ver a su amo, más él nunca llegó pues había sido alcanzado con la muerte. A pesar de la decepción de la primera jornada, Hachiko fue a la estación al día siguiente y continuó así los próximos días, con la esperanza de que en cualquier momento, volvería a ver a su amo.

Inicialmente, nadie dio importancia a este perro que acechaba en la estación, pero su persistencia, atrajo la atención del jefe de estación y de la gente, por lo que comenzaron a cuidar de él.

Pronto, los visitantes de la estación sabían la razón del por qué Hachiko estaba allí y así, la conmovedora historia del perro que estaba esperando el regreso de su amo, se extendió por todo Japón, tanto es así que mucha gente comenzó a llegar a la estación de Shibuya para verlo.

hqdefault (1)

Hachiko y su trascendencia

En abril de 1934, el escultor Teru Ando, ​​realizó una escultura de bronce creada a semejanza de Hachiko, que fue colocada en la estación de Shibuya, en presencia del mismo perro. El 08 de marzo 1935, Hachiko murió de filariasis a los 12 años, después de 10 largos años de espera de su amo. Su muerte fue sentida por toda la población japonesa por lo que se decidió declarar un día de luto nacional en su honor.

Algunas curiosidades

El nombre real de Hachiko era Hachi y el sufijo “KO” fue utilizado como una expresión de cariño.
Hay una segunda escultura de Hachiko en Odate, lugar de nacimiento del perrito
Gracias a un tratamiento especial, el cuerpo de Hachiko se mantuvo perfectamente y se puede ver en el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia en la ciudad de Shibuya.
Algunos huesos de Hachiko fueron enterrados en Aoyama, cerca de los restos de su amo.
El 8 de abril de cada año, en Japón se organiza una ceremonia en memoria de Hachiko.
Hachiko se convirtió en el protagonista de la película “Hachiko Monogatari” de 1987 y también de él se han escrito varios libros.

La conmovedora historia de Hachiko, nos hace comprender cómo los animales pueden amar a sus dueños y lo traumático que puede ser para ellos la experiencia de abandono.
Estamos seguros de que si el hombre percibe una milésima parte del dolor que sienten los animales abandonados, ni siquiera se atreverían a pensar que algo tan vil.