Categories Menu

Imágenes de reflexión Cristiana… ¿qué es ser un buen cristiano?

Hemos oído decir que para ser un buen cristiano debemos ser una buena persona, cumplir con nuestras responsabilidades, tratar de no hacer nada mal y pedir perdón si nos hemos equivocado en algo.

¿Pero eso resume todo lo que significa ser cristiano? ¿O es que a menudo llegamos a olvidar que lo fundamental del cristianismo es el Amor vivo y que realmente implica un compromiso con el otro, la preocupación por nuestros hermanos, el ser generoso y ver regalo de la vida para cumplir el plan de Dios?

En éste día queremos traer para tí algunas tarjetas de reflexion que nuestros amigos de TarjetaZ han querido compartir con nosotros y que pretenden darnos una enseñanza de lo que realmente es ser un buen cristiano.

Si quisiera ver más imagenes relacionas con éste tema, no olvides visitar Instagram de TarjetaZ que seguramente te dará mensajes tan reflexivos como los que tenemos a continuación…Vamos a verlas con mucha atención.

Como ser un buen Cristiano

Todos somos responsables por nuestra salvación, lo que significa que tenemos que preocuparnos por ello, es esencial llevar a cabo nuestra vida sacramental y espiritual.

Si no lo hacemos, nuestra fe, sin duda, empieza a disminuir, con e riesgo de esfumare. Pero esto es sólo una parte de la vida cristiana. Hay una segunda palabra que expresa otra “cara” de nuestra devoción: la responsabilidad hacia con los demás. 

Esta responsabilidad de hacer el bien hacia con los demás debe realizarse siempre de corazón y sin realmente sentir una obligación por llevarlo a la práctica. No podríamos decir que se es un cristianismo auténtico, a alguien que sólo busca cumplir con su deber. Siempre el deber se deja de lado ante el querer.

Debemos poner siempre a un lado la palabra obligación. Porque hablar de ello nos llega una connotación de algo impuesto, difícil e incluso injusto. Debemos hacer lo necesario para ser felices, para vivir con Dios,  amar la verdad, para ser verdaderamente libres, para tener una vida plena, que es Jesucristo.

Por supuesto, esto viene con sus reglas, pero son reglas que nos ayudan a vivir plenamente, el fruto del amor de Dios.

¿En quienes debemos de basar nuestra fe?

Como buenos cristianos, tenemos modelos de responsabilidad que seguramente ya conoces: Jesús y María. Jesús, haciendo pleno uso de su libertad, entra en el mundo para hacerse corresponsable al final de nuestra salvación. Se despoja de su ser divino y toma todos los seres humanos (excepto en el pecado) justo por lo que podemos lograr con ello la vida completa.

María, al aceptar ser la madre del Salvador, se pone a disposición de Dios y cooperar activamente en la salvación de todos nosotros. Hoy en día continúa intercediendo por cada uno de sus hijos, para que podamos comprender cada vez mejor a sus primogénitos, nuestro Señor Jesús.

Con estos modelos, podemos entender mejor nuestra vocación cristiana y como podemos llevar a cabo de manera correcta nuestra fe. No podemos encerrarnos en nuestro pequeño mundo interior, ese que ocupamos sólo con nosotros mismos, porque entonces estaremos poniendo a un lado una parte fundamental de la vida cristiana de que Jesús resume en “Amaos los unos a los otros como yo os he amado.”