Categories Menu

Ayuda a tus hijos a perder peso… con éstos sencillos consejos

Si eres de las personas que tiene en su casa a un niño o adolescente con sobrepeso es casi un hecho que debes estar preocupado por las consecuencias que esto puede traer a la salud y la autoestima de tu hijo. El sobrepeso en los hijos no es cosa que se debe tomar a la ligera y se debe de actuar en consecuencia.

Sin embargo, debemos de ser sinceros en que la pérdida de peso no es fácil para la mayoría de la gente, porque de hecho, se requiere de cambios en los hábitos que no siempre resultan cómodos, ¡pero hay que poner manos a la obra! Antes que nada es recomendable revisar el índice de masa corporal de tu hijo para determinar a cuánto asciende el sobrepeso y qué rumbo debemos tomar; esta calculadora imc te puede ayudar en facilitar el trabajo.

Hecho lo anterior, sigue los siguientes consejos:

No lo dejes solo en la dieta

No hay nada más difícil que una dieta saboteada por tu propia familia. Si uno de tus hijos está en la necesidad de bajar de peso, todos en la casa tendrán que hacer un sacrificio y apoyarlo. A pesar de que otros miembros de la familia puedan no tener éste problema, todos deben unirse pues no hay nada peor que ver a alguien de casa comiendo dulces o golosinas, ¡es una verdadera tortura! Toma la oportunidad de hacer la dieta más saludable de toda la familia.

Siempre debes tener en casa una cesta de fruta

De ésta manera, cuando tu hijo está fuera de las horas de comida con hambre no está “obligado” a comer dulces, patatas fritas u otros aperitivos que aumenten de peso. Irán directamente a la canasta con frutas y de esa manera las irán incluyendo en su dieta.

Cuidado con los bocadillos entre comidas

A veces podemos estar haciendo la dieta muy bien en casa, pero podemos no controlar del todo los bocadillos para nuestros hijos y éstos pueden ser una trampa para tener el peso ideal. Siempre que sea posible, integra una comida sana y nutritiva para que tu niño lleve a la escuela; de esa manera no necesitará comer bocadillos grasos y grandes cantidades de sodio que existen en las comidas escolares.

Ayuda a tu hijo a establecer una rutina

Sácalo de inactividad, marca en tu calendario actividades al aire libre y que inviten a tu hijo a establecer nuevas rutas y actividades a desarrollar. Cuando sea posible, dejar el coche en casa y camina, eliminen el ascensor y denle a tu hijo un ejemplo de una vida más activa (incluso si tienes que ser el primero en  cambiar tus hábitos). Además, te ayudará a encontrar un deporte que le guste y que desee practicar.

¡Demos el ejemplo!

Tal vez esa es la parte más difícil, pero decirle a tu hijo que coma alimentos saludables y ligeros cuando tú no lo haces, no hará mucho efecto… debes involucrarte en el cambio de hábitos y mostrar a tu hijo los beneficios de esta transformación que deberá llevar día a día.