Categories Menu

5 maneras sencillas, pero muy poderosas de cuidar tu cuerpo

Nuestros cuerpos no son indestructibles, y debemos cuidarlos antes de que comiencen a fallar. ¿Qué podemos hacer por nuestros cuerpos cuando las cosas se ponen difíciles en la vida? Hemos querido dejar algunos consejos sencillos pero que son muy poderosos para cuidar de ti.

1. Tómate un tiempo para hacer ejercicio.

Nuestros amigos de CronosFit saben que si no existe un hábito de hacer ejercicio es muy difícil para alguien el poder empezar o incluso retomar algún tipo de ejercitamiento. ¡Hay que esforzarse por lograrlo! El punto es ejercitar tu cuerpo, solo haz lo que tu cuerpo puede manejar si estás luchando contra ello ya que no tiene sentido hacer las cosas más difíciles. Incluso una pequeña actividad puede tener un gran impacto.

2. Haga que el dormir sea una prioridad.

Si estás cansado, incluso si sientes que necesitas hacer más cosas, date permiso para dormir. A veces el no dormir bien te hará sentir mal así que debes descansar.

Sabemos que hay condiciones que impiden el descanso pero necesitas darte un tiempo para poder dormir cuando te sientas cansado.

3. Come bien y saborea la comida.

Hay que alentarnos a ser cada vez más conscientes de lo que comemos y por una buena razón, teniendo en cuenta el estado de los alimentos que consumimos. Sin embargo,nos gustaría alentarte a que desvíes tu atención hacia adentro por un momento y pienses en comer como algo más que una necesidad insustancial. La comida es combustible, y necesitamos que funcione de manera óptima

Comer bien significa alimentar a tu cuerpo con lo que necesita, de la manera más natural que puedes manejar y pagar. Cambiar la forma de comer no tiene que ser algo abrupto. Tal vez podrías agregar solo un poco más de fruta al día o intercambiar una taza de café por un vaso de agua.

Disfruta de la comida que comes y toma tu tiempo. Prestar atención a los sabores, texturas y olores, incluso el acto mecánico de comer puede calmar nuestros cuerpos y volver a despertarnos a las sensaciones de estar vivos.

4. Escucha el dolor.

Cuando algo duele, algo en alguna parte ha salido mal, y tu cuerpo está intentando decírtelo. A menudo no prestamos atención al dolor a menos que se vuelva insoportable: el dolor de los dientes no es tan malo, puede esperar un tiempo; el tirón agudo en mi hombro es el resultado de una tensión repetitiva, pero por lo general pasa cuando estoy en casa, así que no hay necesidad de preocuparse.

Estas cosas, sin importar cuán pequeñas, no se deben descartar porque representan daños a nuestros cuerpos.

5. Disminuye la velocidad.

Todos tenemos mucho que hacer y muy poco tiempo para hacerlo.Si exprimimos cada segundo de nuestro día a una velocidad récord, nuestra carne, huesos, músculos, órganos -todo el conjunto- eventualmente sufrirán.

Nuestros cuerpos son preciosos, ¿por qué los descuidamos en niveles tan básicos tan a menudo? Una mente serena realmente no es nada sin un cuerpo sano para llevarla. Así que toma una hora, sí, una hora, de tu día varias veces a la semana para cuidarlo. Duerme, come, descansa, recibe un masaje.  Presta atención.